Crisis: si te congelas, pierdes

¿Qué hacemos con la crisis? Ante las innumerables respuestas que escuchamos y leemos cada día, aquí la primera parte de una aproximación que contrasta a la que hace Luis Vicente León

Por Omar Luengo y Alfredo Cabrera

Si algún tema se ha vuelto masivo en nuestro país es el de la crisis. Ha superado con creces a cualquiera de sus manifestaciones: desabastecimiento, inflación, carestía de la vida, desempleo… y hasta su extensa colección de síntomas emocionales, a saber, depresión, nerviosismo, miedo, crispación, intolerancia y, quizá la peor de todas, desesperanza. Aún siendo un tema especializado, la crisis ha sido trending topic en las redes venezolanas y no hay nadie que no tenga una opinión sobre ella. Como una tormenta de arena en el desierto, no hay resquicio que no haya invadido, ni medio audiovisual, radial o impreso capaz de evadirlo. Se debate inagotablemente en casas, oficinas, en las esquinas, en los cafés y hasta en el breve lapso de espera a que cambie el semáforo para cruzar una calle. Se ha vuelto una obsesión y, como tal, pierde sus perspectivas entre tanta “receta”, a veces simplistas otras incompresibles, que cada uno (llámese político, economista, sociólogo o simple ciudadano de a pie) ofrece para conjurar la pesadilla que ya tiene visos de “hechizo”.

Te invitamos a leer el artículo completo en la edición digital de Business Venezuela.

Compartir en:

Facebook Comments